Noticias Portada 

Vos dale…

En el marco de la campaña por el SÍ para derogar 135 artículos de la Ley de Urgente Consideración el fin de semana del 6 y 7 de noviembre acompañamos en una recorrida por el departamento de Soriano al Senador del Frente Amplio Oscar Andrade.

Cardona, Santa Catalina, José E. Rodó, Palmitas, Mercedes, Dolores y Villa Soriano fueron los lugares visitados donde se realizaron diversas actividades tales como visitas a Comités, a casas de familias de referentes frenteamplistas, barriadas, recorridas por ferias y actos en espacios públicos. En las mismas se daban a conocer los argumentos de por qué muchos consideramos necesario derogar esos artículos de la LUC, siempre desde un marco de respeto no solamente con quienes están de acuerdo con nuestra postura; sino también con quienes piensan distinto y quienes están desinformados (la gran mayoría no tiene idea del CONTENIDO de esta Ley).

Afortunadamente nuestro país tiene una rica herencia de cultura cívica donde prima la cordura al que piensa distinto, prueba de ello fueron las conversaciones que se establecieron en los espacios públicos ese fin de semana: plazoleta de Cardona, plaza de Palmitas, Barrio Jardines del Hipódromo y Rambla de Mercedes, Feria en Dolores.

Pero…siempre hay alguna excepción, alguna “luz roja” que nos debe llevar a reflexionar. 

En la mañana del sábado en Cardona mientras el Senador hablaba en la plazoleta un vecino de la comunidad circuló tres veces alrededor de la misma gritando todo tipo de improperios, y lamentablemente uno de los presentes se acercó con un celular a filmarlo a responderle también con insultos que luego se suben a las redes y se viralizan. Mal, muy mal de ambas partes, aún no nos damos cuenta que ante la provocación lo mejor es el silencio…no ponernos a la altura de quien a través del agravio ataca a quienes piensan distinto.

Casi inmediatamente, desde la prepotencia de una camioneta mal parada en la calle otro vecino le dice a Andrade: -Vení y vamos a hablar. –Vamos para la chacra, le propone después (con intención de seguir “debatiendo”). Y uno se pregunta: ¿Por qué “vení”?, ¿Por qué vamos para la chacra? ¿Por qué no bajarse e intercambiar “tranquilo” sobre distintos puntos de vista? También estuvo mal quien se acerca en una moto con niños sin cascos y le dice al señor de la camioneta: –“porque usted es blanco”. Qué importa de qué partido es, si los uruguayos estamos acostumbrados a intercambiar desde el respeto con todos; y fundamentalmente los que defendemos esta derogación estamos CONVENCIDOS QUE ESTO TRASCIENDE LO POLÍTICO PARTIDARIO. 

Más allá de estas escasas situaciones puntuales, de estas “pequeñas luces rojas de intolerancia” de ambos lados, reconozco que me asombraron los comentarios posteriores que se leen en las redes sociales. Eso sí que nos debe OCUPAR Y PREOCUPAR, cuánta desinformación, cuánto agravio gratuito e innecesario, cuánta ira…cuánto odio. Mientras los leía, y no por exagerado, hasta me acordé de la filósofa española contemporánea Adela Cortina y su concepto de Aporofobia. Insisto, “pequeñas luces rojas de intolerancia de un lado y del otro” que como sociedad no nos merecemos; y debemos estar alertas para apagarlas, porque están muy lejos de la auténtica esencia de los uruguayos.

Ese fin de semana, más allá de los episodios mencionados y de las reacciones posteriores que nos preocupan, fue intenso y también…emotivo.

En la mañana del domingo 7, teníamos pautada una visita a Gastón Ciarlo (Dino) en la ciudad de Dolores. Allí fuimos, sabedores de antemano de lo cautivante que sería ese encuentro por la grandeza de quien nos recibía. Hablamos de poesía, de Artigas, de música…de la vida. Imposible que se nos cruzara por nuestras mentes que sería nuestro último encuentro con él.

En el medio de esa charla inolvidable Dino se para casi intempestivamente y de su biblioteca saca un libro de Historia y le dice a Andrade: -¡Te lo regalo! El Boca le manifiesta al instante: -Este libro pide dedicatoria y el artista con prisa y pareciera que sin pensarlo escribe: VOS DALE, QUE VAMOS CONTIGO.

Esto sucedió en un contexto de confraternidad y entre personas con ideologías políticas afines, pero con el pasar de los días conmovido aún por la partida de Dino en la misma jornada que lo visitamos y preocupado por las “luces…que alertan”, me puse a pensar en la grandeza de la frase dedicada…vos dale…que vamos contigo, y sentí la necesidad de “pedírsela prestada” al genial compositor de Milonga de Pelo Largo y tantas otras bellas composiciones.

¿Para qué pedirla? Para compartirla con todos, pues me siento un privilegiado haber estado en ese momento inolvidable y porque creo que es aplicable “para apagar pequeños focos de futuros incendios de intolerancia”.

Vos dale…aunque pienses distinto, mirá que podemos transitar por el mismo camino con respeto y tolerancia; bien lejos del odio y la prepotencia.

Vos dale, aunque tengamos distintas visiones, podemos ir JUNTOS…TODOS.

Vos dale…¡que vamos contigo! Chau Dino. ¡Gracias por la lección!

Otras noticias!