Noticias Portada 

Un policía concretaba encuentros sexuales con trans para robarlas

El hombre iba a la casa de las víctimas, sacaba su arma de reglamento y las amenazaba.

Un agente de la Guardia Republicana concretaba encuentros sexuales con personas trans para luego robarlas. Una vez en la casa de las víctimas, el hombre utilizaba su arma de reglamento para amenazarlas y pedirles dinero.

“Estos hechos hacen presumir que el imputado es responsable de dos delitos de rapiña especialmente agravada, uno en grado de tentativa, un delito de violencia privada y un delito de amenazas agravada todos en régimen de reiteración real, en calidad de autor”, indicó la fiscal Adriana Edelman en la solicitud de formalización que realizó el equipo de la Fiscalía Letrada de Montevideo de Flagrancia de 7° Turno.

El policía era usuario activo de la página Pumbate, donde se promocionan los servicios de personas trans. El lunes 2 de julio, próximo a las 21:00 horas, L.AD.N , que se publicita en este sitio web, recibe una llamada telefónica del acusado y concretan un encuentro en la casa de la víctima.

El hombre, de iniciales F.D.R. llega a la vivienda, ingresa y antes de comenzar el relacionamiento sexual extrae un arma y mediante amenazas le exige el dinero. “La víctima presa del pánico le entrega US$ 500 y $210”, indicó la fiscal Edelman. Luego, el imputado le pidió que apague el celular y que no haga ninguna llamada, retirándose del lugar.

Dos días después, bajo el mismo modus operandi, el agente de la Republicana se contacta con otra de sus víctimas. Luego de ingresar a su domicilio y empezar a discutir sobre el monto del pago servicio, el imputado extrae su arma y le exige la entrega del dinero.

La víctima comienza a gritar y ante esto, el policía le pide que abra la puerta, siempre con el arma en su mano, y fuga sin poder cometer el robo. La huida del imputado, corriendo por la calle fue captada por las cámaras de seguridad pública.

El último episodio ocurrió el domingo 8 de julio. El imputado se comunica, una vez más, por teléfono con su víctima y luego de insistirle que debían verse ese mismo día, pactan un encuentro.

Al ingresar al domicilio, pasa al baño y al salir sin sacarle las prendas le dice a su víctima que se acueste que le iba a hacer “mimos”, señaló la fiscal del caso. Mientras esta se encuentra tendida boca abajo, comienza a hacerle masajes y al llegar a la zona del cuello intensifica la presión que ejercía con sus manos, lo que determinó que la víctima, sintiendo que se ahogaba, le pidiera que no continuara.

El policía reacciona a través de un movimiento brusco con sus manos, lo que hizo que la víctima intentara zafarse, al tiempo que comenzó a gritar pidiendo auxilio a su primo que estaba en la casa. Fue en ese momento que el imputado extrajo su arma y comienza a apuntarla. El primo ingresa a la habitación con un cuchillo en defensa, el imputado lo apunta y amenaza con el arma de fuego. Una vez más, se da a la fuga.

Las víctimas describieron a su agresor como un hombre de una estatura de 1,70 metros aproximadamente, de complexión robusta, cutis blanco, rostro grande, cabello corto y morocho. A su vez, a todos los encuentros fue con una mochila negra, pantalón jean claro, gorro de lana y buzo bordo.

La magistrada pidió 90 días de prisión preventiva para el policía a la espera de reunir todas las evidencias necesarias para la acusación. Según Edelman, es la “única medida posible” para asegurar el resultado del proceso, así como también la seguridad de las víctimas”.

Deja tu comentario...

comentario

Related posts

Leave a Comment

error: Upsss no se puede copiar!!