Noticias 

Triste: La Reserva de Fauna cerrada por matanza de animales y peligro con la energía eléctrica

Urge la colaboración, fundamentalmente en mano de obra, para reacondicionar la Reserva de Fauna de Nueva Pamira  con el fin de reabrirla, aunque le queda un número mínimo de animales por el continuo ataque de perros.

Luciana Banchero, integrante de la comisión de la institución, dijo que la reserva continúa cerrada al público “desde principios de año”, una porque “al ser de palo las columnas del tendido eléctrico se pudrieron en su base y se cayeron”, lo que significa “un peligro para quienes visitan la fauna, y más cuando concurren muchos niños”. Y por otro lado, por “la pandemia” aunque éste no es el motivo de fondo.

Lo que se pretende ahora es “sacar el cableado aéreo, que no haya más columnas, y el tendido eléctrico sea subterráneo. Para eso se necesita sobre todo mano de obra, porque si conseguimos quién lo haga, alguien idóneo, lo ayudaríamos, y los materiales se podrían conseguir o comprar e ir pagando de a poco”.

También “estamos necesitando mano de obra para colocar un eléctrico alrededor del predio. Ya tenemos los materiales, necesitamos gente que nos ayude a instalarlo. Su colocación “nos urge, sobre todo en la parte del fondo, que es donde queremos acondicionar para soltar los animales en esa zona donde hay una laguna natural”.

La colocación de un eléctrico “sería la única forma de evitar que entren perros al predio, ataquen y maten los animales como nos está sucediendo, por eso quedan pocas especies en la reserva”.

“Teníamos cuatro o cinco ovejas y quedó solo una, las demás las mataron; habíamos comprado un casal de chivos enanos, mataron al macho y quedó la hembra que al estar preñada pudo reproducirse. De los chivos comunes que había 5 o 6, no quedó ninguno; había un chivo distinto, lanudo, también lo mataron; igual que los cisnes, los chajás, los gansos. Es impresionante el destrozo que hicieron, y los animales que no mataron en el momento y quedaron lastimados, se terminaron muriendo”, relató Banchero.

Ante este panorama “no vamos a traer animales para que los maten los perros. Antes debemos generar soluciones, una de ellas es instalar un pastor eléctrico”.

Se intenta conservar los animales que quedan. “Se ubicaron todos en un corral” donde no pueden entrar los perros. Para ello “recibimos una partida económica de la intendencia y alimento de Maltería”. De igual forma “es insuficiente”, por lo que se apela a “tener más socios colaboradores, que pueden hacer su aporte de forma semestral o anual”.

De contarse con mayor apoyo “podríamos mejorar la infraestructura de la reserva, tener los animales más seguros, poder ampliar la variedad que hoy se cuenta, y mantener el lugar abierto al público”, enfatizó.

FUENTE: EL ECO

Otras noticias!