Noticias Portada 

Soldados uruguayos ofrecen comida o monedas a niñas a cambio de sexo en Haití

Cambian unas monedas o un poco de comida o agua por relaciones sexuales, eso hacen Cascos Azules uruguayos en las misiones de Paz en Haití. The Conversation (edición digital de Estados Unidos), denuncia que “los 265 casos de embarazos atribuibles a cascos azules el “28,3% responde a efectivos uruguayos”. Brasil y Uruguay son los dos países que más abusan de las niñas y mujeres en las misiones.

¿Por qué van a los soldados (Fuerza Aérea y Fuerzas Armadas) a las llamadas ‘Misiones de Paz’ en la que ellos son llamados ‘Cascos Azules’?, Porque reciben por mes entre 700 y 1000 dólares de sueldo aportado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). A la vez tienen un 50% más del sueldo que perciben por mes como soldados en su país.

Hace un tiempo era común escuchar decir a los soldados que iban a Haití o al Congo en las llamadas ‘Misiones de Paz’ porque con el dinero que ganaban venían y se hacían “la casa”, “compraban el auto”, etc. etc.
La ONU también le aporta millones de pesos a las Fuerzas Armadas por enviar soldados.

Según denuncia The Conversation “el personal (soldados) de mantenimiento de la paz de la ONU en Haití supuestamente engendró niños con mujeres y niñas antes de abandonarlos, según un nuevo informe, basándose en acusaciones previas de conducta sexual inapropiada llevadas a cabo por el personal de mantenimiento de la paz en las poblaciones vulnerables a las que se les ordena proteger”.

El informe fue publicado este martes 17 de diciembre, indica que los investigadores encuestaron a 2.500 haitianos sobre las experiencias de las mujeres y niñas locales en las áreas que albergaron la Misión de Estabilización de 13 años de las Naciones Unidas en Haití, también conocida como Minustah.  De ese grupo, alrededor de 265 personas contaron historias de niños engendrados por personal de la ONU (Cascos Azules), uniendo una corriente inquietante de coerción y abuso que dejó a niñas de tan solo 11 años para criar a los niños en condiciones de extrema pobreza.

Algunos participantes aludieron a casos de violación o violencia sexual, pero con más frecuencia, los haitianos encuestaron historias transmitidas que describían un “patrón común” en el que las mujeres recibían pequeñas cantidades de dinero o alimentos a cambio de sexo.

El equipo de investigación, dirigido por Sabine Lee, profesora de la Universidad de Birmingham, y Susan Bartels, científica clínica de la Universidad de Queen en Ontario, no preguntó directamente a las personas que entrevistaron sobre las relaciones sexuales con las fuerzas de paz o los niños nacidos a través de esas relaciones. Los entrevistados mencionaron esos problemas por su cuenta, dijeron los investigadores.

Se cita a una mujer que describe “una serie de mujeres de 12 y 13 años” que fueron impregnadas por el personal de Minustah, dejándolas “en la miseria con los bebés en sus manos”.

Otro simplemente dijo: “Pusieron algunas monedas en tus manos para dejar caer un bebé en ti”.

El informe implica personal de la ONU de 13 países, la mayoría de los violadores   eran de Brasil y Uruguay, según el informe. Sugiere que los soldados fueron repatriados a sus países de origen cuando se conoció el embarazo, dejando a las madres sin asistencia después.

Estas atrocidades tienen implicancias. Las Fuerzas Armadas uruguayas al saber la situación guardan silencio, retiran a los soldados y mandan otros. El Estado uruguayo también tiene su cuota de responsabilidad porque no ha eliminado el envío de soldados al Congo ni a Haití, los principales lugares de conflicto que necesitan ayuda para defender a las mujeres y niños en medio de la guerra. Pero en vez de defenderlas muchos soldados abusan de ellas, y esto hace años que viene pasando.

Related posts

error: Upsss no se puede copiar!!