Noticias 

Esto es increíble, una mujer es la encargada de regalarle a cada habitante de Alaska 2.000 dólares al año

Angela Rodell, tiene en sus manos las responsabilidad de gestionar los 65.000 millones de dólaresque tiene el Fondo Permanente de Alaska.

Financiado con ingresos del petróleo, se trata de un fondo estatal – el más grande de Estados Unidos – creado hace más de cuatro décadas para beneficiar a los habitantes de Alaska.

En cierta forma podría compararse -mínimamente- con otros países que entregan recursos a los habitantes de menores ingresos, ya sea a través de planes sociales o atención en salud o en educación. Y si se suma ese dinero sería superior a los 2 mil dólares. Aunque Alaska tiene un elevado nivel de vida.

¿Cómo los beneficia?: financiando servicios esenciales (agua, caminos, seguridad, educación) y entregando un cheque anual a cada residente por un valor cercano a los 2.000 dólares, según los dividendos generados por el fondo.

Alaska tiene 737,438  habitantes y son receptores del dinero todas las personas que llevan como mínimo viviendo un año en el lugar.

Desde que Rodell llegó al cargo de directora ejecutiva del fondo en 2015, este ha crecido un 23%, gracias a un portafolio de inversiones con muy buen desempeño. Y su misión ha sido precisamente esa: crear dinero.

“Es una gran responsabilidad, pero he logrado construir un equipo de primer nivel en el que puedo confiar”, dice Rodell en entrevista con BBC Mundo.

Cuando se interesó en los mercados bursátiles logró importantes ganancias que podían ser útiles para las inversiones públicas. Así comenzó.

Según ella , no ha “sido buena haciendo fortuna personal, pero tengo un gran interés en crear riqueza para el fondo”.

¿Qué resultados ha tenido el pago de un cheque a los residentes?

Rodell no es la máxima defensora del pago anual a todos los habitantes del Estado y se cuida de dar opiniones de corte político.

“Nuestro trabajo es crear dinero y no el tema de cómo se gastan esos recursos“.

Con todo, explica que hay dos caras de la moneda  en la entrega de un dividendo anual a cada habitante.

“Es una oportunidad para las personas, dado que las familias pueden elegir qué hacer con esos recursos”.

Y ahí está precisamente el tema clave: qué hacen con el cheque.

Algunos usan el dinero para ir de vacaciones, para la educación de los hijos o para enfrentar eventos inesperados.

“Pero también hay efectos negativos, como incidentes relacionados con alcohol, las drogas y la violencia”.

En ese sentido, advierte que la entrega anual de dinero a los residentes tiene “costos sociales” con los que hay que lidiar.

Otras noticias!