Noticias 

Aficionado carmelitano a la paleontología que encontró huesos con 10 mil años de antigüedad

A todos nos quedan momentos memorables de nuestra etapa de estudiantes liceales. Al carmelitano Lauro Rocha siempre le quedaron en la cabeza aquellas bromas sobre la megafauna del cuaternario que hacía el entonces profesor Miguel Fernández en tercer año de liceo.

Así que ya de grande, recorriendo el campo donde tiene sus colmenas, Lauro Rocha hizo el primer hallazgo que más de veinte años después lo lleva a ser un experto como aficionado a la paleontología  y tener una colección de casi mil piezas de huesos de animales con más de diez mil años de antigüedad. “Yo soy apicultor, tengo colmenas y había ido con una de mis hijas al lugar donde, había una cañada donde a veces me bañaba ahí. Fue un día después de una gran lluvia, y entonces miro la cañada y veo en el fondo un montón de placas unidas que resultó que eran el caparazón de un gliptodonte”, señala.
“Lo rescaté y lo llevé al Liceo de Carmelo, era una placa de 40×30 y me comuniqué con el museo paleontológico Lucas Roselli y allí fui con mi pieza”, recuerda. “Ahí me informaron lo que era y allí en el museo vi todo lo que había, cosas que yo me di cuenta veía habitualmente en el monte donde me movía”, señaló.
En la primera ida de vuelta al lugar, luego de la visita al museo “me traje un viaje de huesos. Así que casi todo lo que encontraba lo llevaba para allá. En el museo hay piezas mías en exhibición”, apunta.

Related posts

error: Upsss no se puede copiar!!